miércoles, 16 de agosto de 2017

Kimi no Na wa, o el buen uso del recurso - El Gabinete del Dr. Morholt.


Poniéndose en los zapatos del otro


Existen ciertas estrategias que puede usar quien quiere contar una historia para ir desarrollando la narrativa de lo que quiere contar.

La manera en que se le da la información al lector de lo que está pasando (o espectador) muchas veces está tipificada y se puede pensar como un conjunto de técnicas narrativas que pueden aplicarse a ciertas partes de la narración.

Por ejemplo desde el narrador, no es lo mismo cómo se comunica con el lector si alguien externo es el que cuenta, no sólo lo que pasa, sino cómo se sienten los personajes si lo comparamos con una narración en primera persona, donde es el protagonista quien va contando los hechos.

Así también es muy distinto desde las estructuras narrativas contar la historia de manera lineal que alterando el órden cronológico y empezando, por ejemplo, desde un instante antes del desenlace para luego contar cómo se ha llegado a ese punto. Muchos de los detractores de Pulp Fiction dicen que si se ve la obra de Tarantino en el orden cronológico es una película mediocre no entendiendo que, justamente, la tensión que genera esa alteración temporal es lo que la hace tan maravillosa.

Como hay distintas técnicas para contar, también hay fórmulas o recursos que a nivel guión facilitan a los escritores llegar a desarrollar ciertas temáticas, como el ya clásico Gemelo Malvado o el que hoy nos convoca, el cambio de cuerpos.

Con este recurso en donde las conciencias de 2 personas cambian de cuerpos respectivamente los guionistas generan innumerables disparadores de situaciones que pueden ser utilizadas para conocer más a los personajes o simplemente para mostrar lo fuera de lugar que un personaje puede estar cuando su ambiente (en este caso su cuerpo) le es desconocido.

Si bien muchos analistas toman que el cambio de lugares puede ser tomado como una forma de cambio de cuerpo, principalmente porque no deja de existir esa sensación de no pertenecer a un lugar específico, y siendo su principal exponente la obra de Mark Twain “Príncipe y Mendigo”, voy a enfocarme en donde fehacientemente lo que cambian son las conciencias y no los lugares.

viernes, 11 de agosto de 2017

Manhunt: Unabomber Cuando algunos la pasan bomba - La Columna de Logan.



Siempre me pregunté cuando llegaría el día en el cual una producción audio-visual seria, con plata encima, un buen elenco, un buen guionista y un decente director abordarían la vida pública de Theodore John Kaczynski, mejor conocido como el Unabomber, un personaje que forma parte de la cultura popular norteamericana casi al mismo nivel que el asesino serial Charles Manson, y que ha sido objeto de citas y homenajes en múltiples películas y series, y que hasta el momento solo había tenido una pobre película hecha para televisión y un más pobre aún documental alemán como opciones mutimedias para adentrarnos en los hechos que rodearon su accionar y su captura. Parece ser que Discovery Channel escuchó mis súplicas (?) y este año se decantó con Manhunt: Unabomber, una mini-serie pautada en 8 capítulos y protagonizada por Paul Bettany (Vision en la saga cinematográfica de los Avengers en el cine), Jane Lynch (The L World, Glee, American Dad!), Sam Worthington [Terminator Salvation (2009), Avatar (2009), Clash of the Titans (2010), Sabotage (2014), Cake (2014), Hacksaw Ridge (2016)], Katja Herbers, Chris Noth (Sex and the City, The Good Wife, Law & Order: Criminal Intent), Michael Nouri y el irlandés Brían F. O'Byrne, la cual se va a encargar de narrarnos el arduo trabajo del F.B.I. intentando capturar a este terrorista y, a la vez, los intensos diálogos que tuvo uno de los asistentes y principales responsables de esta captura con el terrorista en sí, 2 años después de que esta misión tuviera éxito, cuando la agencia intentaba conseguir una declaración de culpabilidad oral por parte de Kaczynski.

jueves, 3 de agosto de 2017

BoJack Horseman: melancolía animada de ayer y hoy - La Columna de Logan.



El debate sobre la actualidad de la animación nunca termina, y generación tras generación hay opiniones encontradas al respecto, siempre, sea la época que sea. Y estando las cosas como están hoy, con un mundo tan globalizado donde cualquier artista o estudio de animación puede chupar influencias de absolutamente cualquier lado del globo terráqueo, donde la tecnología permite llevar adelante proyectos de muy bajo costo en comparación con décadas atrás, y sobre todo donde un dinosaurio como Los Simpsons con casi 30 años ininterrumpidos todavía sigue al aire y sigue siendo redituable para FOX, los cuestionamientos sobre la buena o mala salud de este arte están más al rojo vivo que nunca. Dicho esto, BoJack Horseman es un producto distinto que está por comenzar en muy poco tiempo (el 8 de septiembre Netflix pondrá on-line toda la 4ta temporada) un nuevo capítulo, e increíblemente nunca tuvo una entrada en Tierra Freak, así que, siendo así, para aquellos que están subscriptos a este popular servicio streaming y aún no le dieron una oportunidad, esta semana voy a contarles porqué este show debería formar parte de las series que consumen.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Merlí, o la sociedad de los filósofos muertos - El Gabinete del Dr. Morholt.




Con la proliferación de historias en formato serie que estamos teniendo en estos tiempos es difícil negar que una buena historia se basa principalmente en el desarrollo de sus personajes.

El formato de historia serializada tiene la singularidad de que, si se maneja correctamente, puede incrementar la recepción afectiva y de alta implicación del espectador logrando así acercarlo a los personajes de manera más efectiva que en el cine donde sólo se tiene aproximadamente 2 horas para lograrlo.

Es por eso que se necesita mucha más maestría para contar una buena historia en una película que en una serie.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...